IMPÉTIGO

   
 

El impétigo es una infección de la piel que se puede contagiar de una persona a otra. Impétigo puede causar una o más "úlceras" en la piel que casi siempre están cubiertas con una costra de piel seca color de miel. Las úlceras no duelen, pero sí son sensibles al tocar. Cualquier área de la piel puede ser afectada, pero normalmente las úlceras salen en los brazos y piernas, en la cara (principalmente salen alrededor de la boca, nariz, y oídos), y a veces en el cuero cabelludo. Cualquier persona puede contagiarse o tener impétigo, pero es más común en niños de 2 a 5 años de edad. Esta enfermedad es más común durante el verano y otoño, pero puede ocurrir en cualquier temporada.

 

Causas

Impétigo es normalmente causado por un grupo de bacteria ("gérmenes") llamados estreptococo ("strep"), o por otra bacteria llamada estafilococo "staph". Estas bacterias se encuentran en la piel y en la nariz. Cuando ocurren cortadas pequeñas, raspones, o piquetes de zancudos, estas bacterias pueden meterse debajo de la superficie de la piel y causar infección. Muchas veces las áreas infectadas son rojizas e hinchadas. Le salen ampollas llenas de pus, pero a veces son tan pequeñas que no se notan. Cuando las ampollas se revientan, el líquido se seca para formar la costra de color de miel. De manera que se multiplica la bacteria, las úlceras aumentan en número y tamaño. (No confunda costras de impétigo con "costras" normales, las cuales son obscuras/rojizas café y se "encojen" a medida que la herida sana).

 

Formas de contagio

Las bacterias que causan el impétigo se encuentran en la piel normal y en la nariz. Grandes cantidades de las bacterias están en la costra y pus del impétigo. Las bacterias fácilmente se contagian a nuevas áreas de la piel o a otra gente por medio de manos sin lavar, uñas sucias, y por ropa u otros objetos que han tocado las úlceras. Para ayudar a prevenir que el impétigo se transmita a otras partes del cuerpo o a otras personas:

-Báñese diariamente.

-Mantenga sus uñas cortas y limpias para que el rascarse no cause que las bacterias se propaguen.

-Lave con agua caliente y jabón la ropa, sábanas, toallas u otros artículos que hayan tenido contacto con las úlceras del impétigo o costras de la piel.

-Mantenga las úlceras cubiertas con vendas limpias.

Los niños que tal vez estén enfermos de impétigo no deberán ir a la escuela o guardería. No deben dormir, jugar, o tener contacto cercano con otros niños hasta que no hayan sido revisados por un doctor.

 

Tratamiento

Consulte con un doctor si tiene pequeñas heridas en la piel que no se curan pronto, o si la úlcera se hace más grande y aparece una costra de color de miel. El doctor puede diagnosticar si el problema de la piel es impétigo y qué tipo de tratamiento será necesario. Los antibióticos se usan para el tratamiento de infecciones de impétigo. Las cremas o pomadas antibióticas se usan para matar las bacterias que causan el impétigo en la superficie de la piel y en las costras de la piel. Se debe de quitar la costra antes de usar la pomada. La mejor manera de quitar las costras es dejarlas remojando en agua tibia con jabón, hasta que se ablanden y se puedan quitar fácilmente al limpiar la parte afectada. Después de que las costras se hayan removido, limpiando suavemente la úlcera ayudará a que se elimine más la bacteria. Después de lavarse, seque el área afectada y aplique una capa ligera de pomada antibiótica. Este proceso se debe de repetir tres o cuatro veces al día hasta que varios días después dejen de formarse costras nuevas.

 

Si el impétigo no es tratado lo más pronto posible, puede contagiar a otras partes del cuerpo o a otras personas. Un impétigo severo o no tratado puede causarle daño al riñón.

 

Prevención

-Báñese diariamente con agua y jabón.

-Lávese la cara, manos, y cabello regularmente. Si usted está cuidando a alguien con impétigo, asegúrese de lavarse las manos después de tocarlo.

-Mantenga las uñas cortas y limpias.

-Cámbiese y lave la ropa frecuentemente.

-No deje a sus niños jugar o que tengan otro contacto de cerca con alguien que pueda tener impétigo (fíjese si tiene úlceras con costras de color miel).

-Si usted o su niño se cortan, rasguñan, o les pica un insecto, lave la herida con agua y jabón. Si ésta es más grande que una pequeña cortada en la piel, aplique una pequeña cantidad de una pomada antibiótica y cubra la herida con una venda.

 

RECUERDE: Consulte con su doctor: si la cortada, rasguño, o picadura de insecto no se cura rápidamente y se pone más grande o se transforma en una llaga con costras de color miel. Esto puede ser impétigo.