Agosto 2007

 

DOLOR ABDOMINAL

   
 

El dolor abdominal es denominado “Dolor de estómago”; “Dolor en el abdomen”; “Dolor de vientre”; “Calambres abdominales”; “Abdomen agudo”.

Éste es el dolor que se siente en el área abdominal, entre el pecho y la ingle, a menudo denominada región estomacal o vientre. Sin embargo, si el dolor se siente allí, se puede originar desde otra parte, como el pecho, la región pélvica (el área justo debajo del abdomen que alberga los órganos reproductivos) o una infección generalizada que afecta muchas partes del cuerpo (como la gripe o infección de la garganta por estreptococos).

 

Existen muchos órganos en el abdomen y el dolor abdominal se puede originar desde cualquiera de ellos, incluyendo:

Órganos relacionados con la digestión: el estómago, la parte final del esófago, el intestino grueso y delgado, el hígado, la vesícula y el páncreas.

La aorta: un vaso sanguíneo grande que baja directamente por el interior del abdomen.

El apéndice: un órgano localizado en el cuadrante inferior derecho que ya no tiene mucha funcionalidad.

Los riñones: dos órganos en forma de fríjol que se encuentran en lo profundo de la cavidad abdominal.

 

La intensidad del dolor no siempre refleja la gravedad de la condición causante del dolor. El dolor abdominal fuerte puede estar asociado con condiciones leves, tales como cólicos por gases o los cólicos de una gastroenteritis viral (un virus que causa inflamación a lo largo del revestimiento del estómago y los intestinos). Por otro lado, un dolor relativamente leve (o ausencia de dolor) puede estar presente en condiciones potencialmente mortales, como el cáncer de colon o el comienzo de una apendicitis.

La gravedad de la condición tiene que ver más con el carácter repentino del dolor, especialmente si es agudo y localizado en una región, en lugar de estar diseminado en todo el abdomen.

 

Causas comunes

Muchas condiciones diferentes pueden causar el dolor abdominal, la clave está en saber cuándo se debe buscar atención médica inmediata. En muchos casos, la persona simplemente espera, utiliza remedios caseros y llama al médico posteriormente sólo si los síntomas persisten.

Las posibles causas pueden ser, entre otras:

-Exceso de gases -Estreñimiento crónico -Síndrome del intestino irritable (sensibilidad estomacal con episodios intermitentes de diarrea y estreñimiento) -Colecistitis (inflamación de la vesícula) con o sin cálculos -Apendicitis (inflamación del apéndice) -Enfermedad diverticular, incluyendo inflamación de las pequeñas bolsas que se forman en el intestino grueso (diverticulitis) -Obstrucción intestinal: además del dolor, esto causa náuseas, distensión, vómitos e incapacidad para evacuar gases o heces -Alergia alimentaria -Intoxicación por alimentos (salmonella, shigella) -Hernia -Acidez o indigestión -Cálculos renales -Intolerancia a la lactosa (intolerancia a la leche) -Infecciones del tracto urinario -Pancreatitis (inflamación del páncreas) -Intususcepción (intestinos telescópicos): aunque no es común, es una causa posiblemente grave de dolor en un bebé que se lleva las rodillas hacia el pecho y llora para manifestar dolor -Aneurisma aórtico abdominal disecante: sangrado en la pared de la aorta -Úlceras -Gastroenteritis viral (gripe estomacal) -Reflujo gastroesofágico -Infecciones parasitarias (Giardia) -Crisis drepanocítica -Enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa (dos tipos diferentes de enfermedad inflamatoria intestinal)

 

Cuando un órgano inflamado en el abdomen se rompe o filtra líquido, la persona no sólo siente un dolor intenso, sino que el abdomen estará muy rígido (como un tablero) y probablemente se presente fiebre. Esto ocurre cuando se presenta peritonitis debido a una infección que se disemina a la cavidad abdominal desde el órgano que experimenta la ruptura, como el apéndice, y es una situación de emergencia.

 

En bebés, el llanto prolongado e inexplicable (a menudo llamado "cólico") puede ser causado por el dolor abdominal que con frecuencia termina con la evacuación de gases y heces. El cólico a menudo es peor en la noche y, en estos casos, mimar y mecer al niño pueden brindar algo de alivio.

 

El dolor abdominal que ocurre durante la menstruación puede provenir de cólicos menstruales y puede ser indicio de un problema en un órgano reproductivo, lo cual abarca condiciones tales como endometriosis (cuando el tejido del útero es desplazado hacia otro lugar como la pared pélvica o los ovarios), los fibroides uterinos (bandas gruesas de tejido fibroso y muscular en el útero), quistes ováricos, cáncer ovárico (raro) o enfermedad inflamatoria pélvica (EIP): infección de los órganos reproductivos, usualmente por una enfermedad de transmisión sexual.

 

El dolor abdominal realmente puede ser causado por un órgano en el tórax, como los pulmones (por ejemplo, neumonía) o el corazón (como un ataque cardíaco), o puede provenir de una distensión muscular en los músculos abdominales.

Asimismo, el cáncer de colon, el cáncer gástrico o el cáncer del páncreas son causas graves pero poco comunes de dolor abdominal.

 

Otras causas más inusuales de dolor abdominal abarcan un tipo de trastorno emocional llamado trastorno de somatización, reflejado como molestia física (incluyendo dolor abdominal recurrente). Igualmente, la infección de garganta por estreptococos puede causar este tipo de dolor.

 

 

Cuidados en el hogar

En caso de dolores leves:

-Tome abundante agua u otros líquidos claros

-Evite los alimentos sólidos, al menos durante las primeras 24 horas. Luego, consuma pequeñas cantidades de alimentos ligeros. EVITE los cítricos, los alimentos ricos en grasa, los fritos o grasosos, productos con tomate, cafeína, alcohol y bebidas carbonatadas.

-Si el dolor se presenta en la parte superior del abdomen y ocurre después de las comidas, los antiácidos pueden brindar algún alivio, especialmente si se experimenta acidez o indigestión.

-EVITE los medicamentos narcóticos para el dolor, la aspirina, los AINES (como el ibuprofeno), a menos que el médico los prescriba. En niños no use antiespasmódicos, a menos que el médico lo indique.

 

Debe llamar al médico si presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

-Distensión abdominal que persiste por más de dos días

-Diarrea por más de 5 días. En niños diarrea de 1 día.

-Molestia abdominal que dura una semana o más

-Una sensación irritante al orinar o micción frecuente

-Dolor en los omóplatos y náuseas

-Dolor con la menstruación

-Dolor que se desarrolla durante el embarazo (o posible embarazo)

-Dolor que empeora cuando se toman antiácidos o se come algo

-Mal apetito

-Pérdida de peso inexplicable

 

 

Debe llamar al número de emergencias o ir a un centro asistencial si la persona:

-Presenta dolor abdominal fuerte y repentino

-Presenta fiebre por encima de 37,7 ºC para los adultos o 38 ºC para los niños junto con el dolor

-Presenta dolor en el tórax, el cuello o los hombros

-Está vomitando sangre o presenta sangre en las heces (en especial, si son de color marrón u oscuro o negras alquitranadas)

-Presenta un abdomen rígido o duro y sensible al tacto

-Es incapaz de evacuar las heces, especialmente si también hay vómito

 

 

Prevención

Para la prevención de muchos tipos de dolor abdominal se recomienda:

-Consuma comidas pequeñas con más frecuencia

-Asegúrese que las comidas sean bien balanceadas y ricas en fibra, al igual que comer muchas frutas y verduras

-Limite las comidas que producen gases

-Haga ejercicio de manera regular

-Beba mucha agua todos los días

 

Para la prevención de síntomas de acidez o enfermedad de reflujo gastroesofágico se recomienda:

-No fumar

-Baje de peso si es necesario

-Suspenda el consumo de alimentos más de dos horas antes de ir a la cama

-Permanezca levantado durante al menos 30 minutos después de comer

-Eleve la cabecera de la cama