DESFIBRILADOR EXTERNO AUTOMÁTICO, Salvando vidas con moderna tecnología.

   
 

Desde mediados del año pasado nuestro Hospital cuenta con un Desfibrilador Externo Automático. Este moderno equipo se utiliza para salvar vidas en casos extremos en los que se presenta un Paro Cardíaco.

 

El Desfibrilador Externo Automático es un equipo compacto y portátil, lo que facilita llevarlo al lugar donde se presente la emergencia. Cuenta con las tecnologías requeridas para reducir el tiempo de respuesta y garantiza una reanimación más efectiva y rápida y de mejor sobrevida para las personas. Tiene un diseño atractivo e innovador. Debido a que es compacto, requiere muy poco espacio en la ambulancia, en la unidad de emergencias o en el quirófano. Es una herramienta de trabajo flexible, fiable y fácil de usar.

 

 

 

 

¿Cuándo se utiliza el Desfibrilador Externo Automático?

El Desfibrilador Externo Automático se utiliza cuando ocurre una fibrilación cardiaca. La fibrilación es una contracción incoordinada del músculo cardíaco, que late muy rápido y sin un ritmo sincronizado. Esto provoca una irregularidad total del pulso. Después que esto ocurre, el corazón deja de latir y la vida humana corre peligro de muerte.

 

Es en este caso que se utiliza el Desfibrilador Externo Automático. Este produce un choque eléctrico que detiene la fibrilación ventricular y reestablece el ritmo normal, dando como resultado un latido coordinado y eficiente del corazón.

 

 

 

 

Características

El Desfibrilador Externo Automático tiene las siguientes características:

 

Ø Batería de Litio

Ø Voltaje 12v.

Ø 27 cms aprox de ancho

Ø 30 cms aprox de largo

Ø 5 kilos aprox de peso

Ø Voz de mandato en español.

Ø Programado automático.

Ø Chequeo automático que se realiza cada 30 días. En este proceso se verifica la carga de la batería y la operatividad (que funcionen todas las aplicaciones del equipo)

 

 

 

 

 

 

¿Cómo funciona el Desfibrilador Externo Automático?

 

Si el paciente está inconsciente, sin respiración y sin pulso, se ubica en una superficie plana y dura, (evitando que esté en contacto con el agua o materiales conductores de electricidad). Luego se descubre el tórax del paciente, se enciende el Desfibrilador Externo Automático. Inmediatamente, la voz de mandato del equipo indica “conecte los electrodos”. Se colocan los electrodos en el tórax del paciente y se presiona la tecla “análisis”, el equipo indica con letras y sonido “análisis en proceso”.

Si el paciente se encuentra en fibrilación, el equipo indicará “descarga recomendada, aléjese del paciente”. Luego se presiona la tecla SHOCK.

 

Una vez realizada la primera descarga (200J) el equipo indicará comprobar si hay pulso, y recomendará realizar reanimación cardiopulmonar por un minuto. Luego se solicita un nuevo análisis. Se realiza un segundo análisis, si el paciente no ha superado el problema recomendará una segunda descarga. Nuevamente solicitará realizar reanimación cardiopulmonar. Si aún continúa el problema realizará un tercer análisis. Si el caso lo amerita, es decir, no hay pulso, indicará un tercer shock, de la misma forma de los otros dos

Las posteriores descargas serán todas de 360J hasta un máximo de 50 descargas que son las que soportan los electrodos.